El Palais de Tokyo y la reforma de Lacaton & Vassal

Autor desconocido

Desde su reapertura en 2001, el Palais de Tokyo de París se esfuerza por proporcionar libertad  tanto a artistas como a visitantes, ofreciendo un espacio flexible, múltiple y cambiante, listo para acoger multitud de actividades. 

Autor desconocido
Autor desconocido

Estando inactivo y sin uso durante la segunda mitad del siglo XX, fue entonces  revitalizado y reformado por los arquitectos Lacaton & Vassal.
Diez años después de su reapertura, en 2011, el edificio tuvo una nueva reforma y expansión siguiendo con las lineas y filosofía ya marcadas en el primer proyecto.  Los mismos arquitectos Lacaton & Vassal decidieron mantenerse fieles a la restauración original, donde todo se mantuvo en bruto, mostrando el material en su estado natural y sin revestimientos.
Con esta nueva reforma, la galería creció de 7000 a 22.000 metros cuadrados.

Foto Anna Izquierdo

 Liberado de los típicos ambientes tipo sala limpia de otros museos, los elementos de construcción pueden envejecer sin trabas, lo que se suma a la pátina de una estructura que se ha mantenido durante casi un siglo. Aunque las capas inferiores del sótano ejercen un aura casi expansiva similar a una tumba, los niveles superiores disfrutan del calor de la luz solar a través de los techos de vidrio.

Este nuevo paso permite utilizar ahora en su totalidad, la altura, la riqueza y complementariedad de la combinación de espacio y volumen.  La propuesta se presenta claramente abierta al público, constituyendo un centro de exposiciones, eventos, películas, música, moda, con una librería, una cafetería, tiendas de moda…  Los espacios se flexibilizan, consiguiendo una variedad de situaciones que evitan la monotonía. 

Actual exposición en el Palais: “On air” de Tomás Saraceno.

Otro aspecto interesante del museo es su falta de una ruta dictada tan típicas de los centros de arte y galerías. El visitante en el Palais es libre de vagar y explorar sin inhibiciones por los diferentes niveles.  Tal vez sea la crudeza de los materiales que se mezclan y yuxtaponen con la tecnología, como las luces de tira atornilladas en el ladrillo existente o los cables expuestos que recorren los espacios que hacen al Palais de Tokyo tan diferente de sus museos hermanos.

Exposición pasada. Autor desconocido. 
Autor desconocido. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s